El indispensable en materia de ciberseguridad para las empresas este 2023

Los retos que las empresas enfrentarán a lo largo del 2023 no son los mismos a los del año pasado en materia de seguridad cibernética.

Cada vez más empleados están trabajando de forma remota, si a esto le sumamos el incremento en la sofisticación de las técnicas que emplean los ciberdelincuentes y la evolución de las amenazas, los encargados de TI y seguridad deben optar por métodos de protección robustos y periódicos.

Es por lo que, en este 2023 se aconseja a las empresas tomar en consideración las soluciones y tendencias más importantes para proteger los sistemas, como el pentesting.

El pentesting no debe ser considerado un lujo ni tampoco haber temor sobre la apertura de los sistemas a especialistas en estas técnicas. Por el contrario, debe verse como uno de los procedimientos básicos que toda compañía debe emplear de forma frecuente, para asegurarse de que ningún cibercriminal haya encontrado vulnerabilidades y/o puertas abiertas que les permitan entrar y moverse libremente dentro de los servidores.

 

¿Por qué es una necesidad básica?

 

El pentesting será un método necesario este año porque: “que los hackers maliciosos entran a los sistemas es tan real como que el sol sale todos los días”. Datos indican que al año los casos de filtraciones de ciberdelincuentes y robo de datos en empresas se incrementan a una tasa del 82%. Dicho lo anterior, hay dos opciones a elegir: la entrada a los sistemas por parte de los hackers con fines maliciosos, o la práctica autorizada y controlada mediante la cual un experto en seguridad cibernética se inmiscuye en el sistema de la compañía para identificar sus vulnerabilidades.

El segundo aspecto que vuelve necesaria esta práctica, es que permite anticiparse y actuar antes que cualquier cibercriminal, ya que los métodos y tácticas que utilizará el experto son los mismo y/o muy similares a los que emplean los ciberdelincuentes.

Esto da pie al tercer punto, que radica en que las tácticas utilizadas en el “hacking ético” evolucionan a la par que el cibercrimen, pues de la forma tradicional, las compañías implementan una solución con una forma única de actuar, que una vez descifrada por los ciberdelincuentes se vuelve obsoleta.

Por su parte, los hackers éticos pueden haciendo uso del método del pentesting, que es una penetración al sistema para la detección de vulnerabilidades periódicamente, para su reparación inmediata. De ese modo, aunque continúen apareciendo nuevas estrategias o métodos para vulnerar redes, siempre habrá un hacker como aliado de la compañía para anticiparse y protegerla de la ejecución de amenazas.

Si tomamos en cuenta que el cibercrimen no descansa y que cada día se vuelve más complicado de detectar, es importante saber que los especialistas en seguridad cibernética pueden ser los principales aliados de las compañías, ya que, son seleccionados por su experiencia y validaciones, que les permite trabajar para brindar una experiencia de pentesting de calidad, con el objetivo de estar un paso adelante de las amenazas.

 

Maria Manuela Rodríguez
[email protected]


× Contáctanos